El Mundo en juego: Entreculturas apuesta por la pedagogía lúdica como herramienta de construcción de ciudadanía global

El Mundo en juego: Entreculturas apuesta por la pedagogía lúdica como herramienta de construcción de ciudadanía global

“Jugar es la posibilidad de recortar un trocito de mundo y manipularlo” Francesco Tonucci.

El mundo educativo lleva décadas valorando el potencial del juego como herramienta pedagógica. Más allá de una mera práctica infantil, el juego ha pasado a ser considerado un elemento imprescindible de los procesos de aprendizaje, capaz de estimular la creatividad, la cooperación y la curiosidad por aprender y relacionarnos con nuestro entorno.  Conscientes de la importancia de esta metodología, el enfoque lúdico y socioafectivo ha estado presente en las unidades didácticas publicadas por Entreculturas desde sus inicios.
 

Tras décadas comprobando el éxito de esta apuesta, publicamos “El Mundo en Juego”: una recopilación de actividades y recursos lúdicos y participativos para trabajar con infancia y adolescencia sobre ejes fundamentales en la construcción de ciudadanía global como son la interculturalidad, la igualdad de género, el medio ambiente o la movilidad humana. 

 “Con el juego, los niños y niñas aprenden por su propia experiencia, utilizando diferentes habilidades tanto psíquicas, como físicas y sociales. Es el medio por el que los niños y niñas son partícipes de su propio aprendizaje a través de la emoción y la diversión que les incita el descubrir algo por sí mismos o sí mismas” dice Silvia Retortillo, pedagoga participante en la selección de los contenidos didácticos de esta publicación. 

Según Silvia, desde el punto de vista de la pedagogía, el juego deja atrás las dinámicas formales que fomentan el aburrimiento de los niños y niñas, y abre paso a la estimulación del aprendizaje a través de su propia experiencia. En él, no existen las barreras culturales, ni de género, ni psíquicas. Al jugar los niños y niñas aprenden a respetarse, a ayudarse entre todos y todas, a ignorar las posibles  diferencias y a unirse para conseguir un bien común, promoviendo la interiorización de valores ciudadanos. 

Tras su paso por el departamento de Ciudadanía de Entreculturas, Silvia destaca la importancia de la implicación en procesos de ciudadanía global y anima a la comunidad educativa a utilizar este tipo de materiales. “Durante mi estancia he aprendido a crear dinámicas que puedan divertir a los niños y niñas, a la vez que les transmita un mensaje que les motive a construir un mundo mejor entre todos y todas. Por ello, invito a todas y todos los profesionales de la educación y de la ciudadanía a utilizar más este método pedagógico y este tipo de materiales como una herramienta educativa para todos los niños, niñas y jóvenes. El entusiasmo y la motivación con la que participarán y colaborarán los niños y las niñas en el juego, acelerará tanto su proceso de aprendizaje como sus ganas de aprender más y más.”

Descubre a través de “El Mundo en Juego” diversas propuestas basadas en el enfoque socioafectivo para trabajar con infancia y juventud su protagonismo como ciudadanos y ciudadanas globales en la construcción de mundo inclusivo, pacífico, justo y sostenible.