La III edición de Miradas que Migran invita a la ciudadanía a transformar narrativas y construir cultura de acogida

La III edición de Miradas que Migran invita a la ciudadanía a transformar narrativas y construir cultura de acogida


Durante esta tercera edición del proyecto de aprendizaje-servicio Miradas que Migran, el diseño y la comunicación han vuelto a ser altavoces de cambio para sensibilizar y movilizar a la ciudadanía a seguir construyendo cultura de acogida. Esta herramienta comunicativa la han desarrollado de nuevo de manera única y transformadora el profesorado y alumnado del Grado en Diseño de la Facultad de Bellas Artes de la Universidad Complutense de Madrid, con el acompañamiento del equipo de Ciudadanía de Entreculturas. 

El trabajo de investigación y aprendizaje que se ha ido realizando en varias asignaturas del Grado en Diseño durante este pasado curso 2018/2019, ha servido como fuente de información y movilización para crear una muestra final compuesta por 52 carteles, 30 narraciones audiovisuales y dos instalaciones artísticas elaboradas por el alumnado. Además, también realizaron una performance dinámica que involucró a las y los espectadores durante la exposición, con el objetivo de sensibilizar a la ciudadanía sobre las realidades de las migraciones forzosas, la vulneración de derechos que siguen viviendo millones de personas migrantes y refugiadas, y la necesidad de generar narrativas y miradas hacia una cultura de acogida en nuestros entornos locales y globales.

Durante este curso, hemos vuelto a poner el foco en diversas causas que marcan la vida de las personas, vulneran sus derechos y las fuerzan a migrar, en concreto, el cómo afecta la degradación medioambiental, el cambio climático y la sobreexplotación de recursos naturales en los contextos de vida y territorios de las personas que tienen que desplazarse. Como se prevé, estas serán de las causas que más influyan en las migraciones humanas a nivel mundial en los próximos años, y por ello el alumnado del proyecto ha puesto un foco especial en sensibilizar sobre éstas. 

La exposición ha culminado este proceso de aprendizaje y elaboración de trabajos en equipo que han liderado el alumnado del Grado en Diseño. En torno a ella se han acogido varios espacios de encuentro durante la semana del 25 de abril al 6 de mayo en la Sala de Exposiciones de la Facultad de Bellas Artes. Tras una inspiradora inauguración el día 25, en la que participaron varias personas representantes de la Universidad y de la Facultad, además de la performance creativa que presentó el alumnado, se realizó una visita educativa para 45 alumnas y alumnos de 3º de ESO del Colegio Bienaventurada Virgen María en Madrid.

Esta fue una ilusionante oportunidad de compartir entre el alumnado de la Facultad y del colegio en torno a la exposición, a través de una dinamización pedagógica para acercar a las y los visitantes al trabajo de sensibilización sobre las migraciones forzosas que han desarrollado en esta tercera edición de Miradas que Migran. Como insumo de este espacio educativo dinamizado por las y los estudiantes autoras de las obras, el alumnado de secundaria concluyó con el siguiente mensaje colectivo:

“Recibes lo mismo que das, recoges la cultura de acogida que siembras, si estuvieras en el lugar de las personas que migran, ¿qué harías? Dejemos atrás los prejuicios, tod@s somos iguales. Fomentemos nuevos valores de humanidad. Es hora de cambiar.”


Este año el proyecto Miradas que Migran también ha dado el marco a una ponencia y diálogo con elfotoperiodista Javier Bauluz, primer español ganador de un Premio Pulitzer, que ha compartido su trayectoria desde los diversos contextos de conflictos y migraciones forzosas que ha ido documentando. Su trabajo nos ha acercado a esa mirada necesariamente comprometida con los derechos humanos que dignifica las historias y vidas detrás de cada imagen, como herramienta de denuncia, información y llamado a la justicia social para todas las personas migrantes y refugiadas, y la humanidad en general. 


El proyecto Miradas que Migran ha conseguido de nuevo, a través del trabajo colaborativo e inspirador de todas las personas participantes, a recordarnos con veracidad y creatividad la necesidad de seguir construyendo entornos que acogen, incluyen y conviven en diversidad, desafiando así los discursos de odio y miedo desde una ciudadanía global activa y comprometida con los derechos humanos y la cultura de paz.

Enlaces relacionados