Las artes como acogida: Miradas que Migran enmarca una semana de encuentros con la ciudadanía para promover convivencia y cultura de acogida en nuestros entornos

Las artes como acogida: Miradas que Migran enmarca una semana de encuentros con la ciudadanía para promover convivencia y cultura de acogida en nuestros entornos

La exposición Miradas que Migran ha sido el marco de una semana de encuentro, compartir y diálogo con mirada a seguir promoviendo narrativas y una cultura de acogida desde la comunidad educativa y la ciudadanía. En torno al día internacional de las personas migrantes, el 18 de diciembre, este trabajo socioeducativo que acompañamos desde Entreculturas junto al alumnado y equipo docente del Grado en Diseño de la Facultad de Bellas Artes de la Universidad Complutense de Madrid (UCM), ha acogido una semana de actividades comunitarias y educativas en la Casa San Ignacio, en el barrio madrileño de Ventilla. Estas oportunidades de encuentro en torno a las artes y el diseño como herramientas transformadoras, nos han acercado como ciudadanía a la realidad de las migraciones forzosas y la necesidad de seguir promoviendo entre todas y todos una cultura de acogida desde los centros educativos, barrios, ciudades, y tejido social del que formamos parte. 

Desde un enfoque de Educación para la Ciudadanía Global, Miradas que Migran se enmarca como un proyecto de aprendizaje y servicio sobre la realidad de las migraciones forzosas en el mundo, que busca contribuir a cambiar nuestra manera de ver las migraciones. El objetivo del proyecto es reflexionar con el alumnado participante sobre la situación de movilidad forzosa en el mundo, promoviendo que los y las jóvenes se conviertan en agentes promotores de una cultura de acogida en sus entornos a través de sus creaciones de Diseño y su implicación con la ciudadanía. En su cuarta edición, más de 600 alumnas/os han contribuido ya a generar cultura de acogida y convertirse en agentes de cambio en su comunidad universitaria y en la ciudadanía en general mediante sus creaciones sobre migraciones forzosas. 

Este diciembre, de nuevo, estudiantes y docentes del proyecto han acercado su trabajo a espacios comunitarios más allá de la Universidad para promover encuentro y diálogo con la ciudadanía, con el objetivo de sensibilizar y seguir construyendo una cultura acogedora, solidaria y defensora de los derechos humanos de las personas en situación de movilidad forzosa. Como respuesta frente a discursos que hablan desde el miedo, el rechazo y la discriminación, que vemos en aumento en nuestras sociedades e instituciones, los encuentros que han tenido lugar alrededor de la exposición esta semana nos han hecho comprobar una vez más que sí es posible crear puentes donde hay muros que nos separan, que la educación y las artes pueden ser una herramienta de cambio para revertir estas fronteras de discriminación, y que sí es posible generar narrativas y acciones que incidan en la creación de acogida a partir de la ciudadanía.

 


El miércoles 11 de diciembre se celebró el segundo Encuentro de Artes Comunitarias para la acogida y la convivencia, una oportunidad de encuentro enriquecedor en el que vecinas y vecinos del barrio de Ventilla, grupos artísticos y entidades diversas se juntaron para compartir, encontrarse, tomarse de las manos y reconocerse entre personas, todas comprometidas por cambiar las narrativas y miradas sobre las migraciones forzosas. Con la participación de personas y colectivos artistas diversos, se compartieron miradas y voces sobre cómo podemos seguir tejiendo entornos de acogida desde el diseño, la música, la poesía, el teatro y la danza, entre otras.

Este espacio abierto a la ciudadanía, que de nuevo ha sido impulsado desde Entreculturas junto al tejido asociativo de Ventilla, la Casa San Ignacio y Pueblos Unidos, y en torno a la exposición Miradas que Migran, ha visibilizado una vez más la fortaleza del trabajo colectivo y la ilusión compartida en promover oportunidades participativas para acercarnos a las realidades de las migraciones forzosas y fortalecer nuestro papel como ciudadanía activa. Entre las intervenciones artísticas estuvieron presentes: el grupo de teatro comunitario Mosaicos Ventilla que nos invitó a tomarnos de la mano y pensar en la familia humana que podemos ser para que todas las personas se sientan acogidas y partícipes de una cultura de encuentro en diversidad; Azdine y Chema del grupo de breakdance Open Step, que promueve el aprendizaje y la convivencia intercultural a través de este baile; Mamadou y su grupo de bailarines, que a través de la música reafirmaron el mensaje de encuentro en igualdad entre personas y culturas diversas; y finalmente, el Grupo Actoral Teatro Acción, con la participación de Jesús y Marcos, quienes nos acercaron a través del teatro a la realidad de las migraciones en diversos contextos de América Latina, en concreto desde sus miradas y camino andado desde Venezuela.

 

Cada una de estas personas que se encontraron durante esta tarde de artes comunitarias contribuyeron con su propio arte, sensibilidad y cercanía humana a generar este ambiente de acogida para todas y todos, poniendo en evidencia el poder transformador de las artes y la participación ciudadana para humanizar las realidades de las migraciones en el mundo, y desde ahí revertir discursos de miedo, rechazo y discriminación.







Durante la semana también se han realizado varios espacios socioeducativos entre el alumnado de la Universidad y centros educativos de Madrid. En total han participado alrededor de 40 estudiantes de secundaria del centro educativo Bienaventurada Virgen María y el Colegio Divino Corazón en una dinamización participativa de la exposición Miradas que Migran, liderada por el alumnado de la Universidad. Esta oportunidad de diálogo, intercambio y aprendizaje conjunto con estudiantes de centros educativos implicó de una manera dinámica al alumnado de la Universidad, e invitó a las y los estudiantes de secundaria a proponer una serie de decálogos y posicionamientos con actitudes y acciones que consideran necesarias para seguir promoviendo una ciudadanía acogedora con las personas migrantes y refugiadas, en un mundo en constante movimiento. 
Completando esta semana de encuentros en torno a Miradas que Migran, el martes 17 de diciembre se presentó el informe “Nuevos rostros, mismas dinámicas. Procesos migratorios en México.”, poniendo el foco en las migraciones centroamericanas. En una mesa en la que participamos desde Entreculturas junto al SJM México, REDODEM, SJM España y la Universidad Complutense de Madrid, se compartieron las realidades migratorias en la frontera Norte (México-Estados Unidos) y la frontera Sur (Marruecos-España), y aquellos procesos que se están llevando a cabo para transformar las fronteras en lugares de acogida y defensa de los derechos humanos de las personas migrantes y refugiadas. Desde la Universidad estuvo compartiendo Juanita Bagés, vicedecana de Movilidad y coordinadora docente del proyecto Miradas que Migran de la Facultad de Bellas Artes, explicando cómo a través de este trabajo socioeducativo las y los estudiantes llevan cuatro años promoviendo cultura de acogida y cambiando las narrativas sobre las migraciones forzosas. 

Desde Entreculturas defendemos la necesidad de llevar a cabo procesos socioeducativos y ciudadanos que promuevan el desarrollo de una visión crítica e informada de la realidad de las migraciones forzosas, que aborde y cuestione los mitos, prejuicios y estereotipos asociados a esta realidad, y active en las personas su corresponsabilidad y capacidad de acción en esta temática como parte de una ciudadanía global comprometida.