¿Sabías que...? Una misma Navidad, multitud de celebraciones en todo el mundo

¿Sabías que...? Una misma Navidad, multitud de celebraciones en todo el mundo

La vida en sí es una fiesta que merece ser celebrada. Por más que los retos, la vertiginosidad, los cambios y transformaciones permanentes nos hagan pensar que no hay demasiado tiempo para dedicarnos a ello, lo cierto es que en momentos cumbres, hitos y en medio de grandes desafíos, el celebrar y festejar se convierte en una herramienta eficaz para la autoestima, la valoración y la conjunción de almas que transitan juntas esta experiencia humana. De allí que celebrar constituye una de las principales columnas vertebrales del gozo, la conexión interna y con los demás, y de la dinámica de la plenitud existencial. El vocablo “celebrar” tiene su origen en el latín “celebrare”, que significa “acción de reunirse”. En este sentido, la Navidad es una época del año cargada de tradiciones, celebraciones y buenos propósitos.

Pero… ¿Sabías qué cada región del mundo tiene sus propias costumbres y particularidades? Estas diferentes formas de celebrar y compartir generan una rica diversidad cultural que repercute en una vida intelectual, afectiva, moral y espiritual más enriquecedora. La diversidad cultural amplía las alternativas; alimenta diversas capacidades, valores humanos y cosmovisiones; y permite que la sabiduría del pasado nos prepare para el futuro. La diversidad cultural contribuye a impulsar el desarrollo sostenible de los individuos, comunidades y países (UNESCO).

Te contamos algunas peculiaridades de los festejos navideños en diferentes zonas del mundo para, de forma horizontal y respetuosa, acercarnos a diferentes culturas a lo largo y ancho del planeta y enriquecer nuestra mirada:

Venezuela
¿Te gusta la Navidad, pero crees que sería mejor celebrarlo en patines? No importa, solo tienes que ir a Caracas en Venezuela. Cada Nochebuena, los habitantes de la ciudad van a la iglesia por la mañana. Hasta aquí todo normal pero…, por razones que solo ellos conocen, se desplazan en patines. Esta tradición es tan popular que las carreteras del centro de la ciudad están cerradas a los automóviles para que la gente pueda ir a la iglesia de manera segura.

Islandia
En Islandia no se celebra la Navidad propiamente dicha, sino las fiestas de Yule. La fábula más importante es la llegada de los Jólasveinar, conocidos como los amigos de la Navidad que son los que reparten regalos a los niños y niñas. Son los Papá Noel de Islandia y, de hecho, se le parecen mucho en aspecto. Se le considera hijo de dos troles que viven en las montañas, y son conocidos por sus travesuras, como dar portazos y robar leche.

Alemania
Una curiosa tradición alemana consiste en decorar el árbol de Navidad con nada más y nada menos que ¡pepinillos! Padres y madres esconden un adorno de pepinillos en el árbol y el primer niño o niña que lo encuentra recibe un regalo especial.


 

Sudáfrica
Muchas personas en Sudáfrica esperan con ansias que llegue la navidad para comer un plato de orugas fritas. Específicamente, la oruga del mopane se sirve con especias o decoraciones comestibles que las hacen parecer un poco más festivas y un poco menos espeluznantes.


Además de estas que provienen de diferentes países, desde el equipo de REDEC te proponemos que celebres la Navidad instaurando alguna otra tradición como escribir una breve nota a alguien importante para ti, regalar una sonrisa a una persona en dificultades, escribir tus pensamientos positivos y colocarlos a la vista de todos en la familia, el trabajo, los amigos o reunir a las tres personas más queridas y hacerles saber lo importantes que son para ti. 

¿Qué otras maneras de celebrar la Navidad conoces o pones en práctica?  Te deseamos una muy Feliz Navidad intercultural.