Solidaridad con la juventud nicaragüense en la construcción de paz ante la violencia

Solidaridad con la juventud nicaragüense en la construcción de paz ante la violencia

Desde REDEC queremos apoyar los duros momentos de violencia y represión que vive el pueblo de Nicaragua en el momento presente. Este dramático escenario que ha generado al menos 30 muertos, y cientos de personas heridas, ha obligado también a cerrar, entre otros, los 22 centros de Fe y Alegría Nicaragua, vulnerando el derecho a la educación de los casi 12.000 alumnos y alumnas que acuden cada día a sus aulas. Condenamos toda respuesta violenta, sea por parte de los organismos del estado o de particulares y grupos organizados por el gobierno. Sobre todo, condenamos con absoluta contundencia las muertes producidas en el curso de las protestas pacíficas, protagonizadas en su gran mayoría por jóvenes y estudiantes que reivindican una sociedad libre que conviva en justicia, paz y equidad. 

Asimismo, queremos trasladar nuestras condolencias a las familias de todas las víctimas, especialmente a la comunidad educativa del Colegio Loyola, donde estudiaba uno de los fallecidos, Álvaro Manuel Conrado Dávila y hacemos por ello un llamamiento para que se investiguen exhaustivamente todos los casos y se haga justicia.

Como parte del trabajo que realiza Entreculturas con el programa Entrescuelas en prevención de la violencia entre iguales o bullying, del que Nicaragua forma parte, seguimos comprometidos y comprometidas para promover un cambio social real y concreto, y articular una respuesta consciente y crítica desde la indignación por la vulneración de derechos. Las y los jóvenes de Nicaragua están siendo agentes principales en estas manifestaciones pacíficas, a través de su derecho de libre expresión y compromiso con la transformación de sus realidades. Hoy con más fuerza, en solidaridad con nuestras compañeras y compañeros de Nicaragua, trabajamos para dotar a la cultura de paz y la resolución pacífica de los conflictos del protagonismo que se merecen. En nuestro camino para lograrlo, seguiremos formándonos para transformarnos y transformarnos para incidir, es uno de los llamados que persigue la Red Generación 21.

En este contexto de violencia destacamos la labor de los educadores, educadoras y agentes transformadores que prestan sus servicios en espacios educativos en Nicaragua y que trabajan desde un modelo que pone el cuidado integral de las personas y del planeta en el centro. Everardo Víctor SJ, director de Fe y Alegría Nicaragua, demandaba el pasado lunes 23 de abril al Gobierno: “que cese la represión, que no quite el derecho a la protesta cívica, pedimos que haya paz y que no siga habiendo más muertos. También que haya libertad de expresión e información para los medios de comunicación, que se libere a los jóvenes que fueron detenidos arbitrariamente por ejercer su derecho de manifestarse pacíficamente.”

Enlaces relacionados