Un ScapeRoom que impulsa la cultura de paz, acogida y respeto

Un ScapeRoom que impulsa la cultura de paz, acogida y respeto

 
El pasado viernes día 13 de julio, el voluntariado de las delegaciones de Elche, Alicante y Valencia pusieron en marcha en la Escuela de Verano “La Hispanidad” de Santa Pola, una actividad para concienciar a las y los niños sobre cuál es la situación de muchas personas que, por diferentes motivos, se ven obligadas a abandonar sus hogares buscando refugio en otros países y trabajando, a su vez, para combatir estas situaciones; teniendo como marco los Objetivos del Desarrollo Sostenible (ODS).
 
La actividad planificada consistió en realizar un "Scape Room". En primer lugar, todas y todos debían resolver ciertos acertijos en relación a los ODS para poder de esta manera, salir del recinto cerrado en el que se encontraban.  Después de hallar las pistas necesarias para llegar a la llave final, los grupos trabajaron cooperativamente para averiguar la última clave que les llevaría a abrir el candado situado en una tienda de campaña, en la que entonces podrían entrar. A continuación, abogando sobre la significación de una educación de calidad y el respeto hacia todas y todos, se proyectó el video que cuenta la historia de nuestra querida Mirelle Twayigira, una niña refugiada que tuvo que huir de varios países y atravesar grandes dificultades familiares hasta lograr encontrar un espacio seguro en la escuela. 
 

Reflexionaron sobre las diversas incomodidades que debían afrontar: el calor, el reducido espacio y lo injusto que resulta que haya personas obligadas a huir buscando protección dentro o fuera de las fronteras de su país. Fue un espacio lúdico-educativo donde trabajamos por un mundo sostenible impulsando una cultura de paz, acogida y respeto hacia todas las personas y sus derechos. Antes de concluir la actividad, las y los niños compartieron sus experiencias y emociones con el resto de compañeros, compañeras y personas voluntarias de Entreculturas. Para finalizar, les animamos a que manifestasen sus propios mensajes de incidencia y concienciar así a las personas de su entorno. De tal modo, destacaron la escuela segura como motor de desarrollo, donde niñas, niños y jóvenes pueden crecer, prosperar y construir su futuro.